Polideportivo: no permiten que niñas de escuelas públicas se mezclen con las de un colegio privado

Locales 33812 Visitas

Escuela de Paso del Manco, Tacuarembó…

Polideportivo de Tacuarembó otra vez da que hablar: discriminan niñas de escuelas rurales

Polideportivo: no permiten que niñas de escuelas públicas se mezclen con las de un colegio privado

A pesar de que el asunto ya se aclaró y las directoras de las escuelas recibieron las disculpas del caso, vale la pena publicar esta nota porque si no hubiera sido por el reclamo airado de las maestras encargadas de las escuelas en las redes, esta cuestión discriminatoria hubiera quedado en el olvido de lo cotidiano, como tantas historias de postergaciones e injusticias.

Desde hace tiempo se intenta en nuestro país, crear espacios públicos para la inclusión social en el entendido de que la sociedad se ha ido fraccionando y eso atenta contra la democracia y la libertad, valores muy caros a nuestra identidad nacional.

Con ese fin último se ha ido planificando la infraestructura necesaria, como lugares de esparcimiento público, donde se pueda dar la famosa inclusión social: plazas, parques y lugares como el polideportivo de Tacuarembó, del que tan orgullosos nos hemos sentido todos.

Pero lamentablemente la inclusión social no solo es posible a través de la infraestructura física, sino que también debe estar en la cabeza de la gente y eso es lo más complicado. Aunque parezca que no, y aunque se exprese de la “boca para afuera” la discriminación en toda su amplitud: racista, clasista, homofóbica, de género, sigue campeando en nuestra sociedad.

Lo que pasamos a relatar aquí da muestra de ello:

Un hecho insólito ocurrió en el Polideportivo de Tacuarembó, cuando a un pequeño grupo de niñas de las escuelas 106 de Paso del Manco y de la escuela 46 de Sauce Solo, les fue impedido ingresar a los vestuarios, para que no se “mezclaran” con las niñas de un colegio privado.

Estas pequeñas escuelas rurales tienen un convenio a través de primaria, que les paga los pasajes, para usufructuar dos veces por semana de las instalaciones del polideportivo y hacer natación.

Lo que sucedió fue que en momentos que iban a ingresar a los vestuarios femeninos, a las niñas de las escuelas rurales no se les permitió porque en ese momento estaba ocupado por niñas de un colegio privado. Una funcionaria expresó, al impedir que ingresaran al vestuario, que habían cambiado las directivas y que ahora no podían “mezclarse”.

Vale aclarar que era el horario acordado por las escuelas rurales, pero que coincidía con el del colegio.

De alguna forma la discriminación se venía dando de hecho, porque las niñas del colegio privado ocupaban casi todo el vestuario, en tanto las niñas de la escuela pública apenas ocupaban un pequeño lugar detrás de los estantes. Las directoras no habían querido exteriorizar esta situación.

Cuando las directoras de as escuela rurales fueron a reclamar y denunciar el abuso discriminatorio, un funcionario, de apellido Colman, les dijo que ahora era así, que en adelante tenían que avisar y no pasar sin permiso por más que fuera el horario de las escuelas públicas y rurales.

Les dijo que a pedido de la directora del colegio privado, no podían pasar al vestuario hasta que ellos se retiraran, asunto que indignó grandemente a las directoras de las escuelas rurales. Tal fue su indignación, que en un principio hubo una firme posición de las directoras de no volver a hacer uso de las instalaciones del Polideportivo, sin embargo, en reunión del lunes 30 de julio y con las disculpas del caso, accedieron a seguir utilizando las instalaciones.

Vale aclarar que el Polideportivo es municipal, y debería ser público. Sin embargo, desde este semanario hemos publicado los precios que cobran para su uso, y que su uso público, por parte del pueblo, es muy relativo. Este hecho confirma lo impopular que podría resultar el Polideportivo, cuando en una situación como ésta, se privilegia a un colegio privado, por encima de los sectores menos favorecidos.

Esto explotó cuando la maestra directora de la escuela 106, Lourdes Vega, publicó en su Facebook lo siguiente: “La Escuela Pública víctima de discriminación. ¡Indignante! Nos causa una mezcla de furor, rabia, dolor e indignación. Ocurrió en Tacuarembó en una institución deportiva Municipal, Y hacemos hincapié M U N I C I P A L. o sea con igualdad de derechos para todos. Pero resulta que hoy llevando a nuestros niños a clases de natación como hacemos desde hace bastante tiempo, se nos negó la entrada a los vestuarios. La funcionaria nueva pobre, sin darse cuenta de lo que generaba, se despachó con un: no pueden entrar porque los niños del colegio privado no se mezclan con los de la escuela. Mucha sorpresa y bronca porque es la primera vez que ocurre. Nunca se molestó, ni hubo ningún problema. Nuestros niños vienen de hogares de gente sencilla y humilde pero nunca han generado conflictos, son muy respetuosos. Parece que la señora directora de la institución es quien estableció la regla. Con mucha indignación fuimos las dos maestras a pedir explicaciones al funcionario a cargo. El señor nos dice que era una disposición de la institución para no crear desorden a lo que le contestamos que nunca hubo desorden y nos manejábamos muy bien respetando los turnos. No quiso saber nada y nos dijo que los horarios se respetaban. Nosotros llegamos en hora. Se nos asignó de 11a 12, dos jueves por mes. Si esperamos que termine el colegio privado para recién entrar, con niños de variadas edades como tenemos, nos vamos hasta 11y 30mínimo y perdemos la mitad de la clase. ¿Por qué? ¿integración, inclusión ni hablamos señora directora? ¿Qué valores enseñan en su institución? Lamentable hecho que no pensamos dejar pasar, por el derecho de nuestros niños a ser tratados con equidad y que se respeten sus derechos.”

Otra maestra involucrada, Natalia L Hernández, publicó también en su Facebook, lo siguiente: “Vivir una discriminación de este tipo en pleno siglo XXI es INDIGNANTE. Yo lo Viví, fuimos yo y Mónica Arezo las que recibimos el reclamo de la funcionaria, nerviosa, porque no es más que una trabajadora que recibió una orden. No son todos los colegios, es uno, es una directora que reclamó que habíamos ingresado al vestuario cuando estaban “sus niños”. Nunca lo van a reconocer, pero les doy mi palabra que fue así. Evidentemente esta situación fue comunicada a las autoridades. Primaria nos ha brindado la posibilidad de que niños de escuelas rurales asistan al Polideportivo, nadie debe vivir una situación así. Por suerte los niños no se dieron cuenta y disfrutaron felices de la piscina.”

La exposición pública de este asunto delata un sentimiento racista, clasista y discriminador de nuestra sociedad, que viene de siglos anteriores, y que aún persiste en nuestro país. En Tacuarembó, muy claramente.

Compartir

Comentarios