La Liga de comercio y turismo de San Gregorio enfrenta graves problemas de cara al futuro turístico

Locales 2092 Visitas

Conversamos telefónicamente con Javier Mendine, integrante de la Liga de Comercio y Turismo de San Gregorio de Polanco, en el departamento de Tacuarembó, sobre el lago del río Negro. Es propietario del Hotel Bali y encargado de FM Plural. Su visión es crítica sobre la situación actual del balneario, y aceptó conversar con nosotros sobre la crítica situación del lugar.

 Entre 5 y 6 millones de dólares quedan en la península, en temporada de verano
 Los problemas provocados en la playa por el murallón de contención
 Arena de 110 millones de años se está perdiendo para siempre
 La ruta 43 destrozada, como única vía de comunicación con el balneario.
 Hay esperanzas con el saneamiento

 

Nota a Javier Mendine:

En nuestro semanario hemos escrito varias notas sobre la problemática de San Gregorio actual. Hablo del muro de contención, de la playa barrida por el agua, del saneamiento y ahora de la ruta. Sin embargo, el Ministerio de Turismo señaló en informe que el balneario queda en el trimestre de la temporada con unos 5 o 6 millones de dólares… ¿Cómo lo ves?

Quisiera retroceder un poco. San Gregorio logró estar incluido en el Sistema Turístico. Es muy difícil no estando en la L del Uruguay, que es el sureste, cómo lo logró y con el esfuerzo de mucha gente, estar incluido. Nosotros somos uno de los balnearios a donde concurre más gente en el Uruguay. Eso se hizo a espaldas a espaldas del departamento, y uno de los motivos más importantes fue el Museo Abierto.
San Gregorio necesita un consenso entre los gobiernos departamentales y la comunidad para trabajar sobre turismo.
Nosotros tenemos que cuidar la playa. En el año 2015 la OPP hizo un estudio para la conservación de la playa, y perdió unos 40 metros de playa por la erosión.

Quiero preguntarte por la erosión. Se hizo con mucha pompa el muro de contención, pero por errores se hicieron vertientes de agua que caen con todo su peso sobre la arena y la arrastran. En vez de conservar la belleza de la playa se ha estado deteriorando.

Muro de contención San Gregorio siempre tuvo. No era tan extenso como lo es ahora… Nosotros presentamos a la Junta Departamental un proyecto para que declare de interés departamental la protección de la faja costera de San Gregorio. Yo lo llevé a Daniel Panario, grado 5 de la Facultad de Ciencias, un experto. Vimos que el muro de contención se hizo sobre los médanos, y el muro era la mitad de lo que es hoy. Siempre hubo muro. La parte donde
está el muro de contención es donde se erosionó más, porque el agua al rebotar contra el muro vuelve con más velocidad. Frente a donde está el muro se ha perdido un metro y medio de la altura de arena. En la parte donde están los médanos naturales también hay erosión, pero menor.
En el muro que se hizo, los pluviales debieron haberse canalizado hasta el cauce del río, porque toda el agua del pueblo se canaliza por unos pluviales que salen arriba de la arena.

Y se han formado canaletas enormes donde se ha arrasado la arena.

Sí. Frente a cada pluvial, con las lluvias, el agua se llevó hasta un metro y medio de alto de arena, y unos diez metros de ancho. Ahora subió el río y quedó todo abajo del agua. Pero toda esa arena se fue al cauce.

San Gregorio tiene una faja de arena que son unos 50 metros por unos 6 kilómetros, y esa arena tiene 110 mil años, según Panario, y esa arena no vuelve más.

Ese es uno de los problemas. También la piedra del muro se está desgranando y ahí van a tener otro problema.

Lo que se dice que la piedra no es adecuada. Yo no puedo opinar mucho porque no soy ingeniero…

Bueno, pero lo hicieron ingenieros.

Ahí un ingeniero hidráulico no hubo, y tendría que haber estado. Si no, no hubieran quedado los pluviales de esa forma. Los ingenieros civiles le erraron en la calidad de la piedra, quizás por un tema de costos. Eso es lo que se dice…

Ese es un tema que tendrán que solucionarlo. Y ustedes como Liga de Comercio y Turismo de San Gregorio estarán muy preocupados. Pero hay otro asunto, que es la audiencia que ustedes le solicitaron al Ministro de Transporte Víctor Rossi, por el estado calamitoso de la ruta 43. Y si uno compara San Gregorio, como uno de los balnearios que puntualmente es de los más visitados, con la interbalnearia, la ruta 9, o los caminos que se hacen de entrada a los balnearios del este… la entrada a San Gregorio es increíble, y eso que está en el circuito turístico del Uruguay.

Por eso te digo. Nosotros estamos incluidos en ese circuito con las dificultades que tenemos. En realidad, la gente puede llegar a San Gregorio por la ruta 5 y después por la 43. Pero estamos de espaldas a Durazno. La ruta 43 conecta la 5 con la 6, pero la 43 que está en la parte de Durazno nunca fue asfaltada, y eso sería muy importante para que nosotros tuviéramos más potencial.

Así que las posibilidades actuales del ingreso a San Gregorio es sólo la ruta 43…

Y sí. Pero nos preguntamos cuándo se conectará la 43 con la 6, y si se va a hacer un puente sobre el río Negro, dónde y cuándo. El proyecto de vida de mucha gente depende de eso. Se suma el añejo problema de San Gregorio que es el saneamiento… El tema del saneamiento a nosotros nos pasa lo que a muchos lugares. En temporada pasamos a ser de 3000 habitantes a 18000. Hay una comisión que hace muchos años se formó y está luchando por eso. La noticia es que en octubre se hará una licitación para hacer el saneamiento en San Gregorio, y eso mejoraría la calidad de vida de la comunidad y nos posicionaría como balneario.

Me imagino la comisión de comercio y turismo que miran de ojos grandes lo que está sucediendo. De un balneario tranquilo que de pronto las rutas se destrozan cada vez más, que hay una zona de la playa que ya no está… hay una situación urgente de solucionar antes de la próxima temporada… ¿van a correr la zona balnearia?

Eso es el proyecto. La arena de San Gregorio es fantástica. Es muy difícil de encontrar en otras partes del mundo, es arena oceánica, y se supone que en la formación geológica el océano llegaba hasta mucho más arriba, y es un vestigio de cuando cambió y la tierra emergió. En el 2015 la OPP hizo un proyecto para saber qué pasaría si la costa subía del 80 al 82. Seguro ya estaban pensando en una planta de celulosa. El estudio decía que San Gregorio genera más o menos entre 5 y 6 millones de dólares, por concepto de turismo, en la temporada. Genera mucho más que Paso de los Toros o Tacuarembó. La diferencia es abismal. Es muy importante el turismo de San Gregorio. El que vive en el departamento no sale a gastar el dinero afuera. El tacuaremboense no sale a gastar. Si San Gregorio se potencia como
turismo, el dinero no saldrá del departamento. Y hay gente de otros lugares que dejarán divisas en Tacuarembó. La gestión de la intendencia debería atender un poco mejor el asunto.

En la intendencia de Tacuarembó no hay una gran conciencia turística.

San Gregorio tiene 3.500 habitantes, más de la mitad son menores de edad. 500 son jubilados, desocupados, lisiados y madres solteras que viven del MIDES. Hay 1000 asalariadas, que reciben sueldos. El 80% de esos reciben menos de 18.000 pesos. Esa es la realidad de 10 meses. Pero entre mediados de diciembre y mediados de febrero, San Gregorio genera esos 5 o 6 millones de dólares que te dije.
Eso no basta para que el comercio pueda invertir, porque el invierno es muy largo. El turismo de sol y playa es muy débil.

Sí, es lo más primitivo del turismo.

Es muy difícil de sustentar. El comercio piensa que debe trabajar para el resto del año, pero yo pienso que hay que trabajar para la temporada. Los restaurantes de San Gregorio pierden el 50% de los clientes por no poder atenderlos. No hay inversión, sobre todo en la gastronomía. No se tienen cocinas industriales, no se actualizan porque no hay dinero. Un turista espera una hora para que lo sirvan, y la mayoría se levanta y se va. La batalla de invierno es perdida. Por eso hay que trabajar para el verano, que los hoteles tengan la capacidad de absorber todo ese público. Yo, como hotel, pago los mismos costos que los de Punta del Este. Pero cobro el 30% que cobran los hoteles del este. San Gregorio no es caro, qué pasa. Hemos tenido una mala prensa en Tacuarembó. Es barato. Se puede alquilar una casa y se puede creer que es caro, pero desde el punto de la gastronomía es barato. Con respecto a los alquileres, hay un error de percepción de muchos veraneantes, porque no se paga por el precio de la casa, sino que el que fija el precio es el mercado. Es la demanda. El valor de la casa no tiene nada que ver con el precio, está laudado desde el punto de vista del turismo. Para la gente del sur es barato, pero para los que vienen de Tacuarembó es caro porque allí la mayoría de los boliches de barrio tienen contrabando. Nosotros no tenemos, nadie va a Rivera a buscar mercadería porque el kilometraje no le da. El turista de Tacuarembó cree que la Coca Cola es cara, porque en su barrio la compra de contrabando. Nosotros formamos la Liga en San Gregorio, con una nueva generación de empresarios, con gente más joven con otra visión del turismo. Crecieron con San Gregorio como balneario. Hay otro concepto. Para trabajar en turismo, se hace a largo plazo. No se trabaja atendiendo urgencias. Para hacerlo hay que hacerlo con temas importantes y a largo plazo. Formar un destino turístico es un trabajo a 20 años. lo que empezamos a trabajar es que la piedra fundamental es el ordenamiento territorial, que se ordenen los espacios. Nosotros nos hemos reunido con los ediles de todas las bancadas, les planteamos lo que aspiramos. El segundo paso es crear un plan de excelencia turística, a dónde quiero llegar, cuál es el proyecto. Y luego, qué pasa, si vas a formar un proyecto, tenés que tener un diagnóstico. Si no tenemos un diagnóstico, no sabemos dónde estamos parados. No tenemos información. Cuánta gente va a San Gregorio en temporada estival. No tenemos idea. Pero se está trabajando con un proyecto, con la policía comunitaria levantando información. Hay que pensar en San Gregorio del 2030. Estamos buscando datos, haciendo proyectos, involucrándonos. ¿Qué pasa? El comercio es el que genera empleo, genera riqueza e invierte, pero nunca participa. Si no tiene opinión sobre las cosas que pasan, no toma decisiones. Y ahora sí nos empezamos a involucrar. Haciendo la autocrítica, la culpa es del comercio, no de las autoridades. Por eso el comercio tiene que reaccionar.

Compartir

Comentarios