Patria Gaucha de Tacuarembó 2019: afiche discriminador y contrario a la promoción de la lactancia materna

Nacionales 5067 Visitas

Patria Gaucha de Tacuarembó 2019: afiche discriminador y contrario a la promoción de la lactancia materna

Por Miguel Angel Olivera Prietto

Se largó la 33ª Fiesta de la Patria Gaucha a realizarse entre los días 12 y 17 de marzo de 2019, y el afiche propuesto levantó una oleada de críticas en las redes, que seguramente darán que hablar. Según lo confirma la página de la fiesta, el tema central es “la leche, principio de la vida”, y muestra a una mujer amamantando a un niño. Se podría creer que se intentó representar el amor por dar leche, así como fomentar este hecho.

El problema es que la mujer es una nodriza negra amamantando a un bebé blanco, como representación de la antigua costumbre de que las esclavas afros amamantaran a los hijos de los patrones, como forma de preservar el cuerpo de las madres blancas de la época.

No juzgaremos el pensamiento de los integrantes de la Comisión de Fiesta de la Patria Gaucha, pero en realidad representan la leche que alimentaba a los niños de los estancieros, sin ocurrírseles que la mujer afro debería estar amamantando a un hijo propio, también negro. Esta representación aporta un mensaje equivocado a la sociedad, porque rememora el subyugamiento de las mujeres esclavas en beneficio de la salud de sus futuros dueños, y no sabemos si pudiera existir amor en el gesto, o una obligación.

Puesto así, hay varias organizaciones que en los próximos días elevarán sus protestas, porque el afiche de la fiesta podría considerarse clasista y discriminador.

Desde el punto de vista de la salud, poner como ejemplo a una supuesta nodriza amamantando a un niño que no le pertenece, va en contra de todas las normas de promoción de lactancia materna actuales. Está claro que en casos puntuales hay madres que no pueden amamantar a sus hijos, pero la imagen debería ser totalizadora, y en realidad es contraria a la promoción de la lactancia materna.

Una amiga, especialista en el tema, nos manda estas reflexiones:

“En los años 1950-60 hubo un franco descenso de la lactancia materna. Las mujeres pretendían usar las fórmulas sustitutas. Este fenómeno estuvo claramente influenciado por el marketing y también por el marcado proceso de importancia de la imagen femenina, la delgadez y  las modas.

Las mujeres de clase media acomodada fumaban inclusive embarazadas, y no amamantaban. Estas mujeres eran referentes para mujeres de otros sectores sociales.

Una de las consecuencia, aunque no la única, fueron los tremendos índices de desnutrición en niños pequeños, llegando en Uruguay a prevalencias elevadas, 25 % de niños menores de 5 años provenientes de sectores pobres, estaban desnutridos en diferentes grados, razón por la cual los índices de mortalidad infantil eran tan altos.

Los trabajos de los equipos de salud fueron fundamentales, promoviendo la lactancia materna. De esa manera no solamente se mejoró la nutrición por la leche natural disponible, sino también sirvió para combatir enfermedades como la diarrea aguda infantil, que en los meses estivales era la primera causa de muerte en niños pequeños.

El asunto era así: madre que amamanta versus fórmulas lácteas (se les decía leches maternizadas, denominación engañosa, propia del marketing)

Ha sucedido otro tema en la historia: La Lactancia Mercenaria

No es lo mismo lactancia que lactancia materna. Las nodrizas proveían de leche de mujer pero no de leche materna. No es lo mismo decir leche que lecha materna, y el afiche dice LECHE.

Las nodrizas eran esclavas, indias, negras, en algunos casos contratadas para cumplir tal función. Eran contratadas para hacerlo bajo ciertas condiciones como que si tenía un hijo, primero tenía que amamantar al niño rico y luego al hijo de la nodriza. Esta discriminación fue brutal, tanto que sería conveniente no homenajear en absoluto la Lactancia Mercenaria. Muchas nodrizas murieron por desnutrición dadas las exigencias.”

Son muchas las organizaciones de salud que promueven el regreso a la lactancia materna, pero de sus propias madres. Incluso se ha promovido que las mujeres trabajadoras puedan contar con más tiempo con sus hijos recién nacidos, para alimentarlos con su propia leche, asegurando la futura salud del niño.

Según lo que nos enteramos, a esta hora ya llegó el afiche a varias organizaciones afro del país, quienes tomaron el asunto como urgente. También ya se habría informado a representantes de programas de salud nacionales, de lactancia materna y bancos de leche humana.

En resumidas cuentas, el recuerdo de las esclavas amamantando hijos de los patrones, podrían ser recuerdos entrañables para los dueños de los campos, no de los gauchos. Y por otro lado, una imagen que reivindique la utilización de nodrizas sustitutas (sobre todo por su significado en los siglos anteriores al XX), tampoco parece conveniente.

Fernando Fraga, pintor coloniense a quien se le encargó la realización de la pintura que representará la fiesta tacuaremboense, seguramente no pensó en las consecuencias de pintar una nodriza negra amamantando a un bebé blanco.

Fraga es un excelente pintor de Colonia del Sacramento, a quien conocimos en San Gregorio de Polanco pintando murales, y pretendemos dejarlo afuera de este asunto, porque, como pintura, su trabajo parece ser muy bueno.

 

Compartir

Comentarios